domingo, 10 de febrero de 2013

!!! MIS ÁRBOLES FAVORITOS...OLEA EUROPAEA !!!


Olea europaea, aceituno, es un árbol perennifolio, longevo, que puede alcanzar más de 10 m de altura, de copa ancha y tronco grueso, retorcido,agrietado,con coqueras y a menudo muy corto. Corteza finamente fisurada, de color gris o plateado. Hojas opuestas, de 2 a 8 cm de largo, lanceoladas con el ápice ligeramente puntiagudo, enteras, coriáceas, glabras y verde gris oscuras por el haz, más pálidas y densamente escamosas por el envés, más o menos sésiles o con un peciolo muy corto. Flores bisexuales o polígamas, en panículas axilares multifloras, con corola blanca. El fruto, la aceituna, es una drupa suculenta y muy oleosa de 1 a 3,5 cm de largo, ovoide o algo globosa, verde al principio, que precisa de un año para adquirir un color negro-morado en su plena madurez. Periodo de floración comprendido entre mayo y julio, su periodo de fructificación comprendido entre septiembre y diciembre.

Ajardinamiento Cubierta Estación de Metro Pacifico en Madrid.

El acebuche (Olea europaea var. sylvestris) es un olivo silvestre que se diferencia en que tiene un porte arbustivo, hojas de forma oval, es de menor tamaño y da un fruto bastante más pequeño. Vive en todo tipo de suelos y aguanta muy bien el calor, pero es sensible al frío, especialmente a las heladas. Como las variedades de olivo son interfértiles con el acebuche, la resistencia a diversos estrés como la sequía, la salinidad y el fuego, es probablemente la aportación de las poblaciones de acebuche a las de olivo. El acebuche es una especie de creciente interés en repoblaciones forestales, tanto por su rusticidad como por su mejor crecimiento frente a otras especies con las que comparte condiciones de establecimiento, aunque sus semillas presentan dificultad para germinar, lo que complica su cultivo en vivero.

 Casa Club " El Encín Golf" en Invierno. Madrid

Casa Club " El Encín Golf" en Verano.Madrid

El Olivo en Jardinería es una de los árboles más utilizados, por su rusticidad y por su mantenimiento. El Olivo es el mejor árbol para el peor terreno. A mí personalmente, es un árbol que me apasiona, junto con el Pino pinea y la encina. He plantado cientos de Olivos, y cada uno es diferente. Diferente en su estructura, en su forma de crecer, en su mantenimiento, en su poda. Cuando tenía que realizar plantaciones de Olivos, solía ir a elegirlos a un pueblo de Toledo, entre Maqueda y Hormigos. El proveedor al que se los compraba, elegía un Olivar, y si me gustaban los ejemplares, lo compraba y me los mandaba a la Obra. Aparte de elegir Olivos, por supuesto, nos comíamos una chuletada con ascuas de sarmientos de Olivo y Vid, pan de pueblo y vino de la zona. A disfrutar, del olivar y de la comida, o sino que se lo digan a mis amigos Eduardo y Santiago….¿ o no?. Buenos, luego estas cosas se olvidan, ya se sabe…la crisis y las tetas gordas.



En el olivar, los olivos elegidos se sacan con una Retro-pala. La idea es sacar la mayor cantidad
de tierra en el cepellón del Olivo. Antes de realizar este proceso de encepellonar, se poda el olivo de forma drástica, se quita mucha madera, toda la chuponada, y se brea para que no entren las enfermedades por el corte. Se saca con la pala y se carga al trailler. Los Olivos que compraba eran grandes, ejemplares, muchos de ellos bonitos y otros horribles. El Olivo tiene eso, siendo todos de la misma especie, son todos diferentes. Las variedades de esta zona es la Picual. Estos olivos de producción, una vez plantados en nuestro jardín, es muy difícil que den olivas. Cuando se trabaja con olivos en Jardinería, hay que tener claro 2 cosas.

La primera es que si el Olivo se riega, lo que hace es verguear, producir varetones, follaje y mucha madera, fenómeno contrario a la producción de aceituna.

Segunda, el stress hídrico moderado y controlado al olivo, provoca que produzca olivas de calidad, al tener que transformar la flor en fruto evitando la producción de madera.

Ojo, el olivo tiene que estar siempre bien podado, muy podado para que pueda dar cantidad de fruto. Las podas, sin miedo, no importa pasarse, el Olivo lo agradecerá.


La explicación a este hecho se llama “vecería” que consiste en que tras un año de abundante cosecha de aceituna se sucede otro en el que la cosecha es pequeña, sin que pueda pensarse que este fenómeno se producirá necesariamente de forma bienal. Al no conocerse bien las causas que lo producen, no se tiene una estrategia para controlarla, si bien se sabe que los frutos en desarrollo a través de sus hormonas y las sustancias que intervienen en su crecimiento actúan como inhibidores de la diferenciación de las yemas, por lo que muchas de ellas cambian de transformarse en flor para hacerlo en madera, y de este proceso se deduce que ocurre la vecería. Las actuaciones destinadas a fomentar mayores cosechas en los años que corresponde cargar, mediante el cuidado de la plantación, y el abandono de la misma en los años de descarga contribuye aún más a acentuar la vecería. Algunas variedades de olivo son más veceras que otras por lo que se puede adivinar un componente genético en éste fenómeno. Por otro lado existen técnicas de cultivo que disminuyen la vecería tal como el riego o la recolección temprana de la aceituna.

Olivos jóvenes variedad manzanilla en talud de grava mezclados con Penisetum

Respecto a la poda, en Jardinería, a mi me gustan podarlos en forma de Bonsái, en piso estratificados por ramas, con las bandejas recogidas, y muy poca hoja. Este tipo de poda la asimila muy bien el olivo, y ornamentalmente es muy atractiva.


Cuando realizo plantaciones grandes de olivos, me gusta intercalar olivos jóvenes, de pocos años, de tronco recto, muy gris, con una copa muy redondeada y formal. Normalmente compro variedades Manzanillas, en Viveros Sánchez, en Guadalajara. Buena planta y de calidad. También tienen olivos ejemplares, quizás mas ornamentales que los que suelo utilizar.


Las enfermedades que suelen atacar al olivar son las siguientes, según Cristina Gil-Albarellos Marcos. Sección de Protección de Cultivos del Servicio de Investigación y Desarrollo Tecnológico Agroalimentario (CIDA) de la Diputación Foral de La Rioja.

Repilo (Spilocaea Oleagina Fries.).

El repilo es la enfermedad más común del olivar. Parasita casi exclusivamente a la especie Olea europea. El agente causal de la enfermedad es el hongo Spilocaea oleagina, un ficomiceto que se desarrolla y forma colonias bajo la cutícula superior de las hojas. Estas colonias evolucionan paralelamente a la superficie foliar. El micelio del hongo crece dirigiéndose hacia la superficie de las lesiones y adquiere la forma típica de anillos concéntricos. El hongo Spilocaea produce lesiones en el haz de la hoja y ocasionalmente en el peciolo, pedúnculo y fruto. En la hoja se aprecian manchas circulares de color variable: pardo, amarillo y verde en coronas concéntricas. Cuando evoluciona la enfermedad, la mancha adquiere un color negruzco al cubrirse de conidias. En el envés de la hoja, no se observan manchas circulares, sólo manchas difusas oscuras.

Imagen del Repilo ( www.sygenta.com)

Emplomado (Cercospora cladosporoides Sacc.).

Esta enfermedad, causada por el hongo Cercospora cladosporioides, se desarrolla mayoritariamente en otoño, estableciéndose sobre las hojas que salieron la primavera anterior. Las hojas inicialmente afectadas no se distinguen de las normales, salvo si se observa una coloración anormal en el envés de la hoja, que toma una tonalidad grisácea que evoluciona a amarilla y termina por caer. En el envés de las hojas amarillas se aprecian manchas irregulares de color gris plomizo. En frutos se observan manchas marrones circulares.

Seca del olivo (Verticilium dalhiae Kleb.).

La enfermedad causada por el hongo Verticilium dalhiae se conoce como “brotes secos” debido a las lesiones vasculares que provoca, manifestándose de dos formas. La primera, llamada decaimiento lento, consiste en necrosis de las inflorescencias, cuyas flores momificadas y secas persisten en el árbol. Las hojas de los brotes afectados se vuelven de color verde mate y se caen antes de llegar a secarse completamente. El brote toma un color pardo rojizo hasta llegar a secarse, cuando se vuelve de un color pardo característico de brote seco. Esta sintomatología se inicia en primavera y se desarrolla gradualmente hasta el verano.La segunda, llamada decaimiento rápido o apoplejía, aparece al final del invierno o principios de primavera (inicio de la brotación) y se caracteriza por la muerte rápida de los brotes, ramas secundarias y a veces principales, adquiriendo la madera una tonalidad amoratada que progresa del extremo a la base. Los tejidos internos de la madera de las zonas secas toman una coloración castaño-oscura. Las hojas pierden el color verde pasando a un color pardo, se enrollan y quedan adheridas a la rama. En algunos casos, y en especial en árboles jóvenes, puede provocar la muerte del árbol.

Verticilum (www.cuencarural.com)

Tuberculosis (Pseudomonas savastanoi Smith)

La tuberculosis producida por la bacteria Pseudomonas savastanoi es específica del olivo.El síntoma típico de esta enfermedad es la aparición de unos tumores, en cualquier órgano de la planta, que se desarrollan aislados. Fundamentalmente se encuentran en los brotes y las ramas jóvenes. Los tumores empiezan siendo pequeñas protuberancias que crecen rápidamente, de superficie lisa de forma esférica, blandos al principio; a medida que evoluciona la enfermedad los tumores se agrandan y van apareciendo surcos que van profundizando. Los ataques de Pseudomonas pueden originar la muerte de ramas y brotes, así como un debilitamiento progresivo del árbol. Las aceitunas que provienen de ramas afectadas tienen olor desagradable y un sabor agrio, amargo y rancio. El aceite que proviene de este fruto presenta condiciones organolépticas de peor calidad.

Tuberculosis ( www.cuencaagraria.blogspot.com)

Cabe destacar las variedades más utilizadas en las plantaciones de olivos que he realizado.También os tengo que decir que nunca me he comido una aceituna de ningún olivo plantado en los Parques, no por no querer, sino por no dar.

Flor del Olivo ( www.wikipedia.com)

Picual : Es la variedad más importante y extendida, ya que supone el 50 % de la producción en España, y en torno al 20 % de la producción mundial. Su producción está centrada en la provincia de Jaén, de la que es originaria, con casi el 91% de su plantación, y en las provincias de Badajoz, Granada y Córdoba. Variedad de fácil propagación vegetativa por estaca. Elevada capacidad de brotación tras podas severas. Entrada en producción precoz y productividad elevada y constante. Época de floración media y se considera autofértil. Maduración precoz y baja resistencia al desprendimiento, lo que facilita la recolección mecanizada. Es tolerante al frío, a la salinidad y al exceso de humedad en el suelo. Es sensible a la sequía y a terrenos calizos. Su aceite es de gran calidad por sus cualidades químicas naturales. Es una de las variedades más estables y con mayor proporción de ácido oleico. Fuerte sabor afrutado, a aceituna. Su estabilidad lo hace muy resistente al enranciamiento. Es extraordinariamente rico en vitamina E y ácido oleico. Su sabor es más fuerte que los demás, es por ello que lo distingue y diferencia del resto.

Hojiblanca: Su nombre hace referencia al color claro de sus hojas. Es la tercera variedad española en cuanto a superficie cultivada. Procede de Lucena (Córdoba). Se cultiva en las provincias de Córdoba, Málaga y Estepa (Sevilla). La capacidad de multiplicación por enraizamiento es media. Su entrada en floración es media o tardía. La entrada en producción es media y su productividad media y alternante. La maduración es tardía y sus frutos presentan resistencia al desprendimiento por lo que la recolección mecanizada es dificultosa. La pulpa y el hueso presentan dificultades de separación. Su contenido en aceite es bajo y poco estable, pero se considera de alta calidad. Resistente a la sequía, la caliza y al frío. Se utiliza tanto para la extracción de su aceite como para su consumo como aceituna de mesa.

Manzanillo: El fruto es esencialmente utilizado para aceituna de mesa. Procede de Dos Hermanas (Sevilla) y se cultiva fundamente en esta localidad y en otras localidades de la Campiña Sevillana, como Arahal y Paradas.

Para terminar, el abonado que se le debe de dar al olivo, debe ser fundamentalmente rico en Nitrógeno , fósforo y potasio, una vez al año en invierno, a razón de 1Kg por árbol. También se puede utilizar estiércol, pero inmediatamente después de la labranza, que será de 3 veces al año, sin superar los 20 cm de profundidad, para evitar la suela de zapato en el terreno.Es conveniente realizar una fumigación mensual a partir de la primera semana de julio, con un insecticida mezclado con cobre y algún abono foliar.

De lo bueno...lo mejor, producto español.

Ya saben amigos, Señor@s pongan un Olivo en su vida.

4 comentarios:

  1. Pués en esto, coincidimos. El olivo es mi árbol favorito, seguido de la higuera.
    Y tengo dos preciosos, que me dan un montón de aceitunas, que como no estoy allí para recogerlas, a los pájaros les sientan de maravilla !!
    Y la higuera de la que comemos mis vecinos y yo, y todavía me queda para hacer una deliciosa mermelada totálmente natural y biológica.
    Me gustan tus artículos, que lo sepas !!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Pilye, se que eres una seguidora incondicional, y me consta que una gran Jardinera. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hace poco he plantado una variedad de olivo, cipressino, supongo que se dará bien. Es de porte columnar, como si fuera un ciprés. Me parece una variante interesante para nuestro clima e innovadora. Tengo que decir que ha sido una elección para maceteros de 80x80x90 cm. Interesaba una especie rústica, de crecimiento más bien lento y que soporte nuestro clima. Ya os iré contando resultados. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. En primer lugar, muchas gracias Pedro por participar en este Blog de Jardinería y Paisajismo. Si quieres que publique fotos sobre tu Olivo y su evolución, ,me las puedes mandar al siguiente correo jpedro.cachero@gmail.com , entre todos podemos aprender sobre esta variedad de Olivo. Lo dicho, es un placer que participes...

    ResponderEliminar